//EL HOSPITAL MÁS INCREÍBLE DE LONDRES

EL HOSPITAL MÁS INCREÍBLE DE LONDRES

En muchos hospitales han ambientado las áreas infantiles para que resulten más acogedoras. El Hospital Infantil de Londres ha ido mucho más allá, creando unos espacios asombrosos, y tan chulos que desearíamos que no fuese un hospital.

La finalidad de los quince artistas que han participado en esta renovación de los espacios del hospital, es que los peques se olviden de que están en ese lugar, o de que se encuentran mal. Todo está pensado para fomentar su imaginación y para dejar que la fantasía se apodere de cada rincón.

Las inspiraciones de cada artista son muy variadas. Desde el circo a la naturaleza o las formas geométricas. También han podido utilizar diversos materiales, como la madera, los vinilos de pared y la cerámica. Una amalgama muy artística, que sirve para crear un espacio diferente en cada ala, dedicada a un artista. Ellos ponen su estilo y todas sus ganas en su espacio, para que a cada paso se pueda descubrir algo nuevo y sorprendente.

En el ala de Traumatología, Morag Myerscough ha utilizado referencias de toda una vida, para crear un lienzo que tiene elementos de circo, de art decó y de otras influencias. El resultado es muy colorido y alegre, como no podía ser de otra manera.

En Hematología tenemos el trabajo de Donna Wilson. Está pensado para que tanto los niños como los padres pudiesen sentirse más relajados y felices al entrar. El nivel de nerviosismo o estrés puede ser alto en un hospital, por lo que la inspiración en la naturaleza es una idea genial.

En Asesoramiento pediátrico Chris Haughton decidió crear habitaciones con personalidad propia. Cada una tiene un nombre de animal, y está dedicada a cada uno de ellos. Así, los niños pueden estar en la ‘Habitación pez’ o en la ‘Habitación León’.

En la unidad respiratoria, Miller Goodman ha trabajado con madera y vinilo en formas geométricas que fomentan mucho su imaginación  y creatividad. Se mantendrán un buen rato entretenidos buscando nuevas formas y colores. En la zona de ascensores Katherine Morling recoge ideas fantasiosas y sorprendentes, así como sus creaciones de cerámica.

Las habitaciones decoradas por Doran son otro punto importante, ya que los niños que se quedan ingresados, tienen que ver este espacio durante algún tiempo. Las cortinas e imágenes los transportarán a otro lugar, mucho más alegre. En cuidados intensivos pediátricos Tord Boontje también ha pensado en aportar energía y alegría, con cientos de elementos, desde animales a plantas, para que descubran a diario algo nuevo.