//CASA MING

CASA MING

Una casa pequeña, con una actitud introspectiva: cerrada al mundo exterior, abierta desde el interior. Eficiente en sus detalles, Casa Ming se convierte en un humilde representante de su contexto, la tradición arquitectónica del noreste de México.

El diseño de la casa genera una percepción de amplitud muy por encima de los metros cuadrados de construcción real. Cada uno de los espacios generados sigue la prioridad de extender las líneas de vista: el largo corredor de entrada que se alarga a través de un jardín lineal exterior; Las largas escaleras que unen el segundo nivel con el primero y continúan hacia la longitud de la piscina; Cada zona de distribución visualmente alcanzando una perspectiva del patio interior.

Las amplias alturas del techo, así como el diseño de los techos, hacen hincapié en la percepción de la espacialidad, contribuyendo a este factor también el posicionamiento estratégico de ventanas y claraboyas, que realzan la luz natural al tiempo que bloquean las vistas no tan atractivas del contexto construido cercano y Mejores vistas de fondo natural. La sencillez de la forma exterior refleja la actitud interior de la casa: cerrada desde el exterior, abierta desde el interior.

Los materiales alternan en series de temas contrastantes que articulan el diseño interior y exterior: desde la pureza blanca de las paredes, a través de los oscuros tonos de piedra del suelo, los colores arenosos de la pared principal que conecta la longitud principal del proyecto con el natural Tonos de madera en muebles, cubiertas y objetos de arte.

La naturaleza fluye dentro y alrededor de la casa y la enriquece. El jardín posterior está poblado por plantas nativas (de hierbas, arbustos, robles) que tienen bajos requerimientos de mantenimiento y agua. El patio interior ofrece grandes vistas de la pared verde desde el primer y segundo piso trayendo sombra, frescura y vistas relajantes a cada espacio interior de la casa.

FOTOGRAFÍAS Y TEXTO: LGZ TALLER DE ARQUITECTURA